domingo, 12 de agosto de 2018

Oropéndola, a punto de partir.


Distribuida por el Paleártico, es una migrante transahariana que llega a nuestras latitudes desde abril, marchándose a finales de agosto o septiembre. En Iberia está ampliamente distribuida, prefiriendo zonas termófilas y evitando la franja cantábrica. Inverna en África tropical, donde pasa la mayor parte del año. Se alimenta de insectos, frutos y bayas, siendo un aficionado a consumir moras y otros frutos que en verano son abundantes. Existe un cierto dimorfismo sexual, siendo las hembras de colorido más discreto -tirando a verdoso-, que el macho que luce un espléndido plumaje amarillo y negro.

Se reproduce en riberas fluviales y otras formaciones arbóreas ligadas a medios acuáticos. Se la puede considerar relativamente común en estos hábitats en Marbella. Construye el nido entrelazado entre dos ramas a cierta altura en la arboleda. El nombre vernáculo por el que se la conocía en nuestra zona antaño era el de “pendejoviejo”, claramente una onomatopeya de su singular canto, constituido por una estrofa corta de tono aflautado.
A estas alturas del año ya han criado y están a punto de partir de nuevo al África tropical donde pasarán gran parte del año, para volver a sus zonas de cría entrado ya el mes de abril.

domingo, 29 de julio de 2018

Libélula emperador


la Libélula emperador Anax imperator es, si no me equivoco, la mayor de todas las que forman parte de nuestra fauna de odonatos.
Aunque vuelan durante gran parte del año en nuestros embalses y rios, es en estas fechas cuando son más numerosas y resultan un poco más fáciles de ver, pues por lo general no son fáciles de observar posados. Los machos pasan gran parte del tiempo patrullando su territorio y expulsando a otros rivales e incluso a otras especies del mismo.
Viven en buena parte de Europa, oeste de Asia y norte de África y aunque son bastante comunes en nuestra zona, no deja de sorpender la desttreza que poseen en el vuelo, llegando a poder hacerlo  hacia atrás, o incluso cernirse, en busca de presas.
Son enormemente beneficiosas pues consumen gran cantidad de mosquitos y otros dípteros considerados como perjudiciales.

domingo, 22 de julio de 2018

Papamoscas gris todavía en plena reproducción.


Esta misma mañana he localizado en una zona urbana de Marbella un nido de Papamoscas gris Muscicapa striata, en un parque de nuestra ciudad. Este pequeño pájaro insectívoro se muestra muy confiado ante la presencia humana y suele situar el nido en una rama lateral de algún árbol a no demasiada altura.
Estrictamente insectívoro es un pajarillo de discreta coloración, pero que suele posarse en lugares visibles, por lo que su observación no resulta dificil. Siempre ocupa zonas arboladas, aunque no necesariamente densas, y es un habitual en nuestros parque y jardines a partir de abril cuando llegan desde el África tropical donde invernan. Como reproductor se distribuye por buena parte de Europa, norte de África y Asia y en España se encuentra bien repartido, aunque falta en buena parte de Galicia y valle del Guadalquivir.
Estarán entre nosotros hasta septiembre cuando partan de nuevo a sus cuarteles de invernada en el África tropical.

sábado, 7 de julio de 2018

Perdimos a los patinegros.


Durante la pasada temporada de cría, la de  primavera verano de 2017, desde SEO-Málaga realizamos un censo y seguimiento de la población reproductora del chorlitejo patinegro (charadrius alexandrinus) en el litoral malagueño. Y los resultados no pudieron ser más desalentadores: una muy notable bajada de los efectivos reproductores de la especie a nivel provincial, concentrándose las pocas parejas reproductoras en un tramo muy definido del municipio de Málaga, y muy poquito más.
A nivel de Marbella el resultado fue igualmente muy negativo, constatándose lo que ya suponiamos desde hace unos años, que la ya de por sí escasa población local ha desaparecido al completo.
En el anterior censo efectuado en 2007, al menos dos parejas intentaron criar en nuestras playas, no pudiéndose corroborar si al final consiguieron llevar a cabo con éxito la cría, pero al menos estaban presentes durante la época adecuada. Este hecho a día de hoy ya no es así, y podemos afirmar categóricamente que en Marbella ya no se reproducen.
Esta avecilla muy ligada durante la época reproductora a los arenales y dunas costeras, ha sufrido como pocos el uso intensivo que de estos espacios naturales se hace en la actualidad. El continuo trasiego de personas y perros sueltos, la limpieza mecanizada de las playas y otros factores de origen antrópico, están llevando a la especie a umbrales mínimos, y como es nuestro caso, a perderlos como reproductores.
Al situar su nido sobre la arena están constantemente expuestos a sufrir su perdida, y los repetidos fracasos, hacen que la población local desaparezca.
Una pena, porque hay una serie de medidas de fácil aplicación y bajo coste, que si se hubieran llevado a cabo, probablemente hubieran supuesto que a dia de hoy pudieramos ver a esta simpática ave en nuestras palyas.
El documento completo sobre este último censo puede consultarse en el siguiente enlace http://www.seomalaga.org/document/4459.pdf.