jueves, 15 de noviembre de 2018

Gaviota reidora, una invernante común.

Gaviota reidora en plumaje invernal.

Una de las gaviotas que durante la invernada resulta más común en nuestra costa, es la Gaviota reidora Croicocephalus ridibundus, un lárido de tamaño mediano tirando a pequeño, que ocupa buena parte de Europa y Asia, así como el norte de África. Es un ave en expansión en tiempos recientes dada su adaptabilidad a diversos recursos tróficos, incluida la prospección de los vertederos.
En España como reproductor no es muy numerosa, calculándose una población de unas 5000 parejas, repartidas por diversos humedales del levante, interior y sur peninsular. En la cercana laguna de Fuentedepiedra existe desde hace años una colonia de reidoras, que aunque no muy numerosa, constituye la única a nivel de nuestra provincia, al menos que yo conozca.
Gran parte de la población del centro y norte de Europa baja de latitud una vez terminada la cría, repartiéndose entonces por el entorno del Mediterráneo principalmente, llegando algunas incluso hasta las islas Canarias.
En Marbella es muy frecuente a partir de septiembre, aunque incluso antes pueden verse ya algunos ejemplares, y ocupa zonas de costa y humedales principalmente, aunque no es del todo raro ver a alguna buscando alimento en otras zonas alejadas de masas de agua.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Vanessa atalanta.


Otra de las mariposas que ahora se dejan ver por Marbella es la Vulcana o Almirante rojo Vanessa atalanta. Una especie bastante viajera que migra en primavera al centro y norte de Europa, para regresar después hasta África , en varias generaciones, pues estos pequeños seres no gozan de una larga vida precisamente. Se distribuye por latitudes medias de Eurasia, Norteámerica y el norte de África.
Aunque teóricamente puede verse todo el año, mis observaciones en nuestro municipio no son muchas. Puede verse algún ejemplar aislado, pero no es una mariposa con la que te sueles topar con frecuencia.


martes, 23 de octubre de 2018

Pinzones reales.


Este bonito pájaro que cría en latitudes muy norteñas de Eurasia (norte de Escandinavia, Rusia y Siberia principalmente) es el pinzón real Fringillia montifringillia. Un ave que una vez termina de criar en los bosques boreales, donde llega a ser una de las más abundantes, baja de latitud y se dirige al centro y sur.
En España es un invernante estricto que según los años, puede ser más o menos abundante. De todas formas es en el norte peninsular donde es más frecuente su invernada. En el sur se va volviendo más escaso, aunque incluso hay ejemplares que cruzan al norte de África. En años buenos de invernada recuerdo haber oído que en algunos puntos del norte ibérico se contabilizaban cientos de miles de ejemplares en dormideros, pero por aquí esos números nunca los llegamos a ver.
Ayer pude contar tres ejemplares en Marbella, que mezclados con sus parientes los pinzones comunes, se dedicaban a cazar hormigas aladas; un manjar para muchas especies, por no decir para casi todas.
Aunque ya desde finales de septiembre pueden verse en Iberia, personalmente es la primera vez que los detecto en octubre y aunque este hecho no es más que una apreciación personal, parece que este año se han adelantado en fechas, lo que invita pensar que será una buena invernada de esta especie por nuestros campos.


jueves, 18 de octubre de 2018

Migrantes e invernantes.

Papamoscas cerrojillo,

En estos días de octubre se da la circunstancia de que el paso de paseriformes migradores todavía es muy patente y además se comienzan a recibir a los primeros invernantes en nuestro medio natural.
Ayer tuve una observación que puedo calificar como “emocionante”. Un papamoscas cerrojillo Ficedula hypoleuca, descansaba visiblemente agotado, seguramente tras una larga jornada de vuelo. Me dejó acercarme a una distancia a mi entender bastante corta y además daba evidentes signos de cansancio, ahuecando el plumaje y casi cerrando los ojos ante mi cercana presencia.
Y es que estos formidables viajeros, a los que todavía les quedan posiblemente miles de kilómetros de viaje, hasta el África tropical, siempre me resultan fascinantes. Impresiona ver como estas avecillas de pequeño tamaño realizan tan largas migraciones año tras año. Como su instinto les empuja a seguir hasta alcanzar su destino, aunque algunos no lo consigan.
Y de las recién llegadas hasta nuestro medio natural para invernar destacaré las primeras bisbitas pratenses y zorzales comunes, que en estos próximos meses pasarán el invierno en los campos, hasta que de nuevo su instinto migrador los empuje hacia el norte a comienzos de la próxima primavera.