sábado, 3 de diciembre de 2016

Zorzal alirrojo, un invernante irregular.

El Zorzal alirrojo Turdus iliacus, es un invernante irregular, que este año estoy teniendo la suerte de ver con relativa frecuencia en Marbella;, además en zonas relativamente bajas, pues en zonas serranas es más probable -que no abundante- su presencia.
Este bello pájaro de potente vuelo cría en latitudes muy norteñas de Eurasia, desde Siberia a Islandia, e inverna en países del centro y sur de Europa. En España es más abundante en el tercio norte y este del país y se rarifica bastante hacia el sur, donde suele ocupar montañas e incluso zonas más bajas con olivares, pues es un consumidor de aceitunas y otros frutos que durante la invernada constituyen una gran parte de su dieta.
De comportamiento nómada y generalmente gregario, depende en gran medida de los recursos alimenticios -sobre todo frutos- que le brinde el medio, por lo que puede haber años en que resulten frecuentes y otros en los que la escasez de éstos, limite su presencia.
Como ya he comentado en Marbella es poco común, pero avistarlo ya a primeros de diciembre parece corroborar que está invernando en nuestro territorio, ya que es noviembre -sobre todo la primera mitad- cuando suelen verse en migración.


martes, 29 de noviembre de 2016

Nunca llueve a gusto de todos.

Ejemplar juvenil de Alcatraz atlántico, en una playa
de Marbella
El temporal de días pasados, que ha regado los ya resecos campos, también tiene algunas consecuencias no precisamente favorables sobre algunas aves.
Si el mal tiempo se alarga en exceso o es extremadamente intenso algunas aves, generalmente aquellas que tienen un peor estado físico, pueden pasarlo mal. Además hay especies que por su hábitat o tipo de alimentación, son más vulnerables a estos episodios climáticos adversos.
Y estos han sido los casos de dos especies dispares, pero que resultan especialmente sensibles a los temporales.

El primer caso es el de un juvenil de Alcatraz atlántico Morus bassanus, una de las aves marinas de mayor envergadura que vive en nuestras costas, y que descubrí hace un par de días en un playa. A pesar de que este episodio borrascoso no ha producido un temporal marítimo muy intenso, este joven Alcatraz no lo ha podido resistir.
Avión roquero.
El otro caso que traigo hoy no es tan dramático. Fue ayer mismo cuando me encontraba por la zona de Nagüeles y observé algunos Aviones roqueros Ptyonoprogne rupestris, volando a baja altura y con cierta dificultad. Seguidamente uno de ellos se posó sobre mi coche, y me dejó acercarme a tan solo unos centímetros de él. Comportamiento muy inusual de estos fantásticos voladores, que denota a las claras que algo no va bien. Posiblemente tantos días de lluvia han hecho imposible que estas aves se alimente de manera normal, pues su sustento consiste en pequeños insectos voladores, que capturan en pleno vuelo, y los constantes chaparrones de los días precedentes han hecho que estos desaparezcan o al menos, sean muy escasos.
Aquellos que peor condición física (pocas reservas de grasa) presenten tendrán serias dificultades para sobrevivir. Al menos este roquero llegó vivo al final del temporal, espero que haya podido alimentarse y “remonte” el vuelo de nuevo.

martes, 22 de noviembre de 2016

Picogordos invernantes.

Macho de Picogordo.
Otro de los invernantes detectados por mi durante el presente mes de noviembre en Marbella es el Picogordo Coccothraustes coccothraustes, un bonito fringílido de robusto pico y de hábitos discretos. Capaz de partir el duro hueso de las aceitunas con su potente pico, suelen alimentarse de frutos y bayas durante estos meses otoñales y aunque forman bandos, incluso mixtos con otros fringílidos, es un ave escasa en Iberia y en todo su área de distribución, que además está fragmentada y que incluye lgran parte de Europa, norte de África y zonas templadas de Asia, hasta Japón.
Parece que las poblaciones reproductoras ibéricas se desplazan a principios de otoño a zonas más atemperadas, mientras las del centro y norte de Europa también migran hacia el sur, pero mucho más, llegando incluso algunos a cruzar al norte de África.
Es un pájaro forestal, que gusta de formaciones arboladas más bien densas y siempre con puntos de agua cercanos y que en España apenas cuenta con unas 5000 pp reproductoras, sobre todo en la zona más occidental (Castilla-León, Extremadura, Andalucia...). Sin embargo durante la invernada si se distribuye más uniformemente por el territorio peninsular, llegando hasta zonas del Mediterráneo.
Hembra de Picogordo, de tonos más
apagados.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Gavilán común.

Macho de Gavilán común.
La población de Gavilán común Accipiter nissus en Marbella parece gozar de buena salud. Es una rapaz bastante frecuente en zonas arboladas, incluso en otras no específicamente forestales.
Esta pequeña rapaz especializada en la caza de pequeños pájaros, se considera básicamente sedentaria, aunque las poblaciones del centro y norte de Europa migran hacia el sur e invernan en paises del mediterráneo incluyendo el norte de África.
Su técnica de caza consiste en intentar pillar desprevenido a algún incauto pajarillo, volando casi a ras de suelo; apareciendo de entre lo más profundo de la floresta, consigue a menudo su propósito, aunque hay que decir que la mayoría de sus intentos son fallidos.
En España es mucho más frecuente en la mitad norte, y en el sur son las provincias de Cádiz y Málaga las que albergan una población más numerosa.

Ahora con los campos repletos de aves invernantes, parece que le es más fácil conseguir alimento pues muchas especies de paseriformes suelen agruparse en bandos, más fáciles de detectar y con más posibilidades de éxito para este pequeño y ágil cazador alado.