domingo, 14 de julio de 2019

Mosquitero papialbo. Primeros indicios migratorios.


Este pequeño pájaro de discreta coloración y movimientos nerviosos, es el mosquitero papialbo phylloscopus bonelli, uno de los de su género que crían en nuestras latitudes y que ya a estas alturas del año, empiezan a moverse en paso postnupcial. Aunque en Marbella es un reproductor escaso y localizado, esta mañana su número era bastante notorio y esto me lleva a pensar en que ya son movimientos migratorios.
Este pajarillo cría en el suroeste del mediterráneo (Iberias, Francia, Italia, Marruecos y Argelia) e inverna en el áfrica subsahariana. En España ocupa sobre todo el piso supramediterráneo y es mucho más escaso en el meso y termomediterráneo, donde sólo llega a criar en zonas montañosas relativamente frescas y arboladas.Su canto, muy característico, es el que a menudo delata su presencia, ya que por tamaño y comportamiento no suele dejarse observar a menudo. Como he mencionado en nuestra localidad si que llega a criar en algunos puntos concretos que reúnen las características óptimas de su hábitat, pero a partir de ahora sus avistamientos serán mucho más frecuentes por estar ya iniciando su paso migratorio, y llegará a ser incluso abundante en algunos puntos, incluyendo parques y jardines arbolados, donde descansan y se alimentan para proseguir su viaje

domingo, 7 de julio de 2019

Macrothele calpeiana.


Hace unos días tuve un encuentro con este animal, la araña negra de los alcornocales macrothele calpeiana, especie que no resulta fácil de ver al descubierto y que hacía años que no veía en nuestro municipio, aunque sabía de su presencia, relativamente común , por las construcciones de seda que teje en el suelo, al abrigo de piedras o troncos.
Es uno de nuestros animales más exclusivos, pues tiene una distribución muy restringida y fragmentada, siendo las provincias de Cádiz y Málaga su núcleo más importante. El resto de las poblaciones conocidas se distribuyen por algunas otras zonas de Andalucía y en menor medida -con una presencia meramente testimonial- en Extremadura y el levante.
Su tamaño es llamativo y pasa por ser de las arañas más grandes de Europa y suele vivir en zonas forestales, sobre todo en alcornocales, encinares y otras formaciones arbóreas mediterráneas. Caza al acecho desde el interior de su refugio -de ahí la dificultad de su observación-, presas variadas aunque predominan los insectos de diversos tipos.
No se conocen muy a fondo sus poblaciones ni sus amenazas, aunque llega a ser relativamente abundante en algunos puntos, sobre todo en el P. N de los Alcornocales.
Es por lo tanto una especie relíctica y estrictamente protegida, clasificada como “vulnerable” en el Libro Rojo de los Invertebrados de España, además de en diversos convenios y considerada como de “interés comunitario” por la UE.

domingo, 30 de junio de 2019

Aguila perdicera.

Adulto de águila perdicera con presa.

el águila perdicera aquila fasciata es sin lugar a dudas la rapaz más típica de los entornos mediterráneos con media montaña. Una importante parte de nuestro término municipal está ocupado por Sierra Blanca, montaña que en principio constituye el hábitat óptimo de la especie. Esto siempre que haya caza para esta rapaz de gran porte, que necesita de la presencia de presas adecuadas (conejos, perdices, palomas, etc). Y aquí está el problema, el descenso acusado de las poblaciones de sus potenciales presas -sobre todo del conejo- , al menos en buena parte de nuestro término municipal.


Juvenil de águila perdicera en un paraje
de Sierra Blanca.

















El pasado año 2018 se realizó un censo nacional de la especie y los datos son preocupantes. La disminución es la tónica general de la especie en España y donde más ha descendido precisamente a nivel nacional, es en nuestra provincia.
A nivel de nuestro municipio parece que las dos parejas cuyo territorio comprende parte del término, permanecen estables y además, según pude constatar días atrás, han conseguido reproducirse.
Consuela pensar que esta bella y poderosa rapaz sigue surcando nuestros cielos y llevando a cabo en nuestra sierra sus lances de caza, a pesar de todo.

jueves, 20 de junio de 2019

Pipita.


la lavandera blanca motacilla alba, conocida vulgarmente en nuestra zona como “pipita” es un pájaro relativamente frecuente en las cercanías de zonas húmedas, pastizales e incluso ha llegado a instalarse en plena ciudad. Es frecuente durante la invernada, llegando a formar algunos dormideros en arboledas urbanas de centenares de ejemplares, hecho este que he visto en nuestra ciudad en números más discretos pero en todo caso significativos. Pero como reproductor es un ave mucho más escasa en Marbella, si bien es cierto que parece que cada año su población reproductora crece. Suele llevar a cabo la cría instalando el nido en edificios o en algún puente u otra infraestructura.
Habita en gran parte de Eurasia, norte de África y algunas zonas muy norteñas, como Alaska y Groenlandia. Las poblaciones de más al norte se desplazan en invierno hacia zonas del mediterráneo y es entonces cuando nuestro país recibe un importante contingente de lavanderas.
En España es mucho más frecuente como reproductora en el tercio norte y se rarifica hacia el sur, faltando incluso en amplias zonas de Andalucía y Extremadura.