sábado, 16 de septiembre de 2017

Cerceta carretona en Marbella.

Ayer pude observar, mezclado entre unos cuantos ánades reales, a este pequeño y amenazado pato que es la Cerceta carretona Anas querquedula, en un humedal de Marbella. Como tantas otras especies de anátidas y en general de aves ligadas a medios acuáticos, este pequeño pato ha sufrido una notable regresión en España en las últimas décadas. Y es que los humedales han sido y siguen siendo uno de los ecosistemas más amenazados en nuestro país, por causas mayoritariamente debidas a su mala gestión hídrica.
  La Cerceta carretona requiere para llevar a cabo su ciclo vital de zonas con aguas someras dulces, con vegetación emergida y flotante, y son precisamente estos humedales los primeros que empezaron a desecarse para su empleo como tierras de labor. 
Habita en latitudes templadas y boreales de Eurasia, llegando hasta la costa del Pacífico, y aunque en la parte más oriental de su área de distribución es relativamente común, en la Europa occidental sus poblaciones se han vuelto escasas y fragmentadas. Se alimenta filtrando el agua con su pico y reteniendo pequeños animalillos con esta singular técnica, que además complementa ingiriendo algunos brotes de vegetación acuática y palustre. Es un pato migrador nato, realizando largas migraciones desde la Europa central y septentrional hasta el África tropical, aunque en los países de la cuenca mediterránea existe una pequeña población invernante. En nuestra provincia es un invernante irregular y escaso, sin embargo durante los pasos migratorios -y en septiembre es el mes por excelencia para este hecho-, suelen verse más a menudo, ya que la población europea suele migrar a través de la costa mediterránea.
En este caso se trataba de un ave joven, mucho menos vistosa que los adultos y sobre todo el macho, pero el valor de la observación sigue siendo el mismo: el de uno de los patos más amenazados de Europa, que ha hecho parada durante su migracion otoñal en uno de nuestros maltratados humedales.

martes, 5 de septiembre de 2017

Septiembre.

El Abejero europeo, rapaz que forma bandos numerosos en
 migración.
Septiembre es el mes de la migración postnupcial por excelencia. La época del año en que este fenómeno natural, que supone el desplazamiento en masa de millones de Aves, desde la vieja Europa hasta África tiene lugar: Algunas de ellas llegan  a invernar en el sur del continente africano, lo que supone un desplazamiento de varios miles de kilometros en apenas unas semanas.
Las planeadoras son las más llamativas por su tamaño. Las cigüeñas y las rapaces migratorias se encuentran ahora en sus números máximos anuales, y en ocasiones el flujo es constante -dependiendo de los vientos- lo que proporciona interesantes observaciones de estas magnificas voladoras. Abejeros europeos, Milanos negros, Alimoches, Águilas calzadas y culebreras y en menor medida otras rapaces, así como las dos Cigüeñas -la blanca y la negra-, suelen pasar por nuestro territorio durante estos días de septiembre.
Curruca zarcera, paseriforme migrador común en estas
fechas.
Menos llamativa, pero igualmente gratificante es la migración de paseriformes. Colirrojos reales, varias especies de currucas, el numeroso y conspicuo Papamoscas cerrojilo y muchas más especies suelen verse estos días en nuestros campos. A diferencia de las planeadoras, estos pajarillos aprovechan el día para descansar y alimentarse, y dan la oportunidad de observarlos -si se tiene la suerte de de tropezar con ellos- relativamente a corta distancia.
Son por lo tanto días que merece la pena aprovechar para contemplar este magnifico espectáculo que la Naturaleza nos depara, prácticamente en la puerta de casa. Nuestra situación geográfica, tan cercana al estrecho, es la razón de que en Marbella tengamos esta gran suerte.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Náyade.

Esta pequeña mariposa, perteneciente a la familia de los licénidos es la Náyade Celastrina argiolus.
Aunque se distribuye por gran parte de Eurasia e incluso Norteámerica, al menos por estos lares no es una mariposa abundante ni mucho menos. No se encuentra amenazada tampoco, pero sus observaciones no son muy frecuentes.

Suele volar entre marzo y octubre y gusta de los bosques de ribera, cercanías de ríos y arroyos y en general lugares frescos, llegando incluso a verse en zonas ajardinadas. Eso si hay que mirar bien por que son bastante pequeñas, con una envergadura que no supera los 3 cm, siendo los machos algo más pequeños que las hembras.

martes, 29 de agosto de 2017

Garza reproductora.

Juvenil de Avetorillo común.
El Avetorillo común Ixobrychus minutus es la única garza -familia ardeidae- que cría en nuestro municipio. Y lo hace desde unos años acá, en casi todos los humedales con abundancia de vegetación palustre.
Esta pequeña y enigmática garza, que pasa gran parte del día escondida en lo más profundo de la vegetación, es una migrante transahariana, aunque con algunos invernantes en Iberia, sobre todo en los últimos años. Y en Marbella es habitual ya verlo todo el año.
La población ibérica se encuentra repartida de manera fragmentada por el territorio peninsular, asentándose en los grandes valles fluviales y faltando de amplias zonas de la península.
Aqui tenemos la suerte de contar con su presencia durante todo el año, aunque es durante la época reproductora y en ambos pasos cuando su presencia es más detectable y sus observaciones más frecuentes.