miércoles, 15 de noviembre de 2017

Petirrojo, un invernante común.

El Petirrojo europeo Erithacus rubecula, es una de las aves que durante el invierno resulta más frecuente en nuestro territorio.
Especie de distribución Paleartica.,habita en toda Europa, llegando hasta el circulo polar ártico, Anatolia y norte de África. Es un ave de sotobosque con arbustos desarrollados. Muy común en la mitad norte de la península ibérica y mucho más escaso en el sur, donde se ancantona en aquellos lugares más favorables a su biología.
Su alimentación es variada; aunque de marcada tendencia insectívora, también es un gran consumidor de bayas y frutos, sobre todo en otoño. En Marbella es un reproductor escaso, ocupando aquellos lugares más apropiados: sotos, umbrías y zonas montañosas frescas, También se ha convertido en habitante de parques y
jardines que simulan bastante bien las condiciones de su hábitat óptimo.
Es un migrador parcial, que llega desde el continente europeo a finales de septiembre y que se
distribuye por los pisos meso y termomediterráneo. Además hay un notable trasiego de
ejemplares que abandonan los sectores más fríos de estos pisos buscando zonas más
atemperadas. Algunos individuos llegan a cruzar el estrecho de Gibraltar e invernan en el norte
de África.
Muy común en nuestros campos entre octubre y marzo, alcanzando elevadas densidades en

los matorrales y bosques.

martes, 7 de noviembre de 2017

Picogordos en aumento.

Desde hace unas semanas vengo detectando un nutrido grupo de Picogordos Coccotrhaustes coccotrhaustes en un paraje de Marbella. Llevan en la zona apenas unas semanas y su número parece estar cercano a la veintena de aves, lo que no es desdeñable en esta especie, que aunque ampliamente distribuida por Eurasia y el norte de África, no resulta abundante generalmente.
Es el mayor de los fringílidos ibéricos y el macho posee un bonito plumaje donde dominan los tonos castaños. Bastante discreto en sus vocalizaciones puede pasar desapercibido a menudo.

Parece ser una especie invernante en nuestra localidad, aunque hace ya algunos años -puede que una treintena más o menos-, recuerdo haberlo visto en los frondosos alcornocales de Las Chapas en plena época de cría, lo que podría indicar que se reproduce o reproducía en esa zona. De cualquier forma a día de hoy no tengo la seguridad de que sea un reproductor en Marbella, pero tampoco descarto este extremo. Como invernante parece en aumento en los últimos años, a tenor de  las observaciones que desde el año 2015 vengo teniendo de este bonito pájaro.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Tiempo de Alúas.

Con las lluvias otoñales se produce la salida de los hormigueros de las hormigas aladas, que antaño eran conocidas como “alúas”. Este hecho natural, en el cual machos y hembras de hormigas de diferentes especies echan a volar, para aparearse y fundar nuevas colonias, ofrece a las aves un alimento proteico, que muchas especies aprovechan; incluso algunas tenidas como granívoras no le hacen ascos a estos insectos alados.
En la fotografía una hembra de Pinzón vulgar se dispone a engullir a una de ellas y eso a pesar de que su pico grueso y fuerte delata claramente que este fringílido suele alimentarse de otros manjares, pero como he dicho antes, este recurso alimenticio rico en proteínas, no es como para dejarlo pasar.  

martes, 31 de octubre de 2017

Triguero.


Aunque no es ni mucho menos un ave amenazada, el Escribano triguero Miliaria calandra es un pájaro escaso en Marbella. Y esto es debido a la falta en nuestro término de hábitat adecuado para él. Este pájaro vive en medios abiertos con escaso arbolado, como pastizales, cultivos de secano, dehesas abiertas, etc., todos ellos muy escasos o casi inexistentes en Marbella.
De todas formas alguno se deja ver en lugares parecidos a su hábitat óptimo en nuestro municipio, llegando incluso algunos a criar en ellos. El Escribano triguero -antes simplemente triguero, o gorrión triguero como era conocido antaño-, habita en latitudes medias del Paleartico occidental, llegando hasta el norte de África. Se alimenta principalmente de semillas, aunque en época de cría también consume insectos en abundancia.
Tiene un canto muy característico, metálico y machacón, que el macho repite insistentemente posado en algun punto despejado por lo general.
No es un migrador en sentido estricto, más biien es sedentario, aunque la poblaciones de centroeuropa se desplazan en otoño a latitudes más meridionales y las ibéricas pueden realizar movimientos de corto recorrido en busca de zonas de clima más templado.