lunes, 27 de abril de 2015

Tarabilla norteña migrante.

Macho de Tarabilla norteña Saxicola rubetra.
El mes de abril suele ser el de mayor tránsito de aves desde sus zonas de invernada hacia las de cría. Son numerosas las especies que en estas fechas pasan por nuestra tierra en este viaje migratorio.
La pasada semana pude observar a varios de estas aves viajeras en Marbella. Algunas apenas se dejaron ver unos segundos, para después perderse entre la densa vegetación, pero algunas como esta Tarabilla norteña Saxicola rubetra, posó gustosamente.
Es una habitante de prados abiertos o semiabiertos de buena parte de la Europa Central y septentrional, siendo más escasa su presencia en países sureños. En estos se suele acantonar en las partes más frescas.
Llegado el mes de agosto comienzan a marcharse de estas zonas y emprenden un largo viaje hacia el sur que les llevará a el África subsahariana, donde permanecerán hasta que a mediados de marzo reemprendan el viaje en sentido inverso.
En España sus zonas de cría está situadas en el tercio norte y algunos enclaves del Sistema Central, pero en todo caso la población reproductora española no es muy numerosa.

Es en ambos pasos migratorios cuando resultan más abundantes en Iberia estos bellos pájaros norteños, cuya alimentación es mayoritariamente insectívora aunque también consumen algunos frutos y bayas.

jueves, 23 de abril de 2015

La más norteña.

Ayer descubrí a este bello pájaro, una Lavandera boyera de la subespecie más norteña que habita en Eurasia. Se trata de un ejemplar macho de Motacilla flava thunbergi, reproductora en Escandinavia, Rusia y Siberia, uno de los más norteños de los pájaros migrantes que ahora mismo pasan por el sur ibérico camino de sus zonas de cría.
Proceden del África subsahariana donde han pasado el invierno y le quedan unos cuantos miles de kilómetros hasta llegar a su hogar. Porque al fin y al cabo allí es donde puede decirse que es su verdadero hogar, donde nacen y vuelven año tras año a intentar sacar adelante a sus crías.

En España pueden verse hasta 5 subespecies de esta Lavandera de alimentación estrictamente insectívora, que presentan plumajes muy distintos entre ellas, lo que la hacen muy interesante para los aficionados a la observación de Aves.
  

martes, 21 de abril de 2015

Andarrios chico en migración.

videoHace unos días localicé un nutrido grupo de Andarrios chico Actitis hypoleucos, en una playa de Marbella.
Estas aves limícolas de discreto colorido tienen una distribución como reproductores en gran parte de Eurasia e invernan en África, zonas meridionales de Eurasia e incluso Oceanía.
Durante sus viajes migratorios no es raro observar a numerosos grupos como éste, compuesto por más de 20 individuos que descansan y se alimentan, reponiendo fuerzas para continuar su viaje.
En España se reproduce sobre todo en la mitad norte y es mucho más escaso y localizado en el sur, llegando a faltar como reproductor en gran parte de la mitad meridional.

jueves, 16 de abril de 2015

Canastera común en paso.

Mañana memorable en cuanto a la observación del paso migratorio prenupcial en Marbella.
Lo más destacable, por la escasez de la especie, sin duda ha sido la de 2 ejemplares de Canastera común Glareola pranticola, descansando en una playa. Esta “extraña” ave limícola, que se aparta un tanto de los canones que rigen a su grupo zoológico, está considerada como “Vulnerable” en el Libro Rojo de las Aves de España, dado que su población es escasa y ha experimentado un declive de un 10% como mínimo en la última década. Se estima que la población española es apenas de unas 10000 parejas, repartidas por diversos humedales costeros mediterráneos, interiores y de las cuencas del Guadiana y Guadalquivir fundamentalmente.
Es un ave que cría en colonias poco densas en terrenos llanos cercanos a humedales y que suelen ser muy vulnerables a diversas amenazas, la mayoría de origen antrópico. En el mundo se encuentra como reproductora en la parte más meridional de Paleártico, de manera discontinua y asociada a humedales de cierta entidad. Se alimenta de insectos, que captura en vuelo, recordando un tanto esta forma de alimentarse a la de los hirundínidos.
Llegado el mes de julio emprenden el viaje a sus cuarteles de invernada en África tropical, desde donde regresan desde el mes de marzo.
Y además se dejaron ver varios paseriformes migradores habituales en estas fechas de paso, como Colirrojo real, Curruca carrasqueña, Lavandera boyera y Collalba gris.


domingo, 12 de abril de 2015

Flamencos en vuelo nocturno.

Hace un par de noches, a eso de las 3 de la madrugada, pude escuchar el inconfundible sonido que emiten los flamencos Phoenicopterus roseus en vuelo.
Estas bellas y elegantes aves, que nomadean por distintos humedales salinos de Europa, Asia y África, pueden volar durante la noche y no es la primera vez que los escucho. Aunque en Marbella no viven en el sentido estricto del término, no es raro verlos en ocasiones en vuelo; a veces a ras del agua sobre el mar y en otras a cierta altura. Más raras resultan estas marchas nocturnas, en las que emitiendo su peculiar graznido se mantienen en contacto durante estos vuelos.

Puestos a especular es posible que fueran ejemplares que procedentes de Fuente de Piedra -uno de los pocos humedales en España donde se reproducen con asiduidad-, se dirigieran a Doñana o a las salinas de la bahía de Cádiz.

domingo, 5 de abril de 2015

Otra exótica más.

Platycercus eximius
Una nueva especie exótica detectada en Marbella, en un céntrico parque, es el Perico o Rosella multicolor Platycercus eximius, una bella psitaciforme de origen australiano, que se comercializa como ave de jaula, y que probablemente se ha escapado. La detecté por primera vez a principios de marzo y hasta ayer se ha logrado mantener alimentándose a base de pequeños frutos y bayas que encuentra en las plantas ornamentales del parque de la Constitución. Comparte el lugar con otra ave exótica mucho más numerosa, como es la Cotorra argentina Myopsitta monachus, que cría en el citado parque y cuya población no para de crecer.
Este perico de vivos colores no tendrá la oportunidad de criar, ya que es un ejemplar solitario y además de momento en España no existen citas de cría en libertad, sólo unas pocas de ejemplares aislados. Aunque la observación no fue muy prolongada, si que se aprecia que porta una anilla de color rojo, probablemente con el numero del criador, ya que esta ave se cría en cautividad en España y otros países europeos desde hace algunas décadas.
Platycercus eximius alimentándose de frutos de Ficus microcarpa