viernes, 30 de junio de 2017

Aves en declive

Que hay especies de aves en regresión en los últimos años, es algo sabido y por ello desde organizaciones ecologistas, se hacen advertencias sobre este declive, que en la mayoría de los casos es debida a factores antrópicos.
En Marbella hay dos especies, que se puede decir que en la última década han entrado en una dinámica bastante negativa. En realidad son más las especies cuyas poblaciones disminuyen alarmantemente, pero hoy me fijaré en estas dos, por ser bastante comunes no hace mucho tiempo.
Abejaruco europeo
La primera es el multicolor Abejaruco europeo Merops apiaster, un ave que recuerdo con nitidez que hace poco más de veinte años era fácil descubrir como reproductor en muchos puntos de nuestro término municipal. A menudo solían criar en colonias de densidad variable. Al menos en las que yo conocía desde hacia años, a día de hoy han desaparecido por completo. Seguramente alguna pequeña colonia o incluso parejas aisladas criaran en algún punto, pero que la disminución de efectivos reproductores es drástica, es un hecho constatable.
Alcaudón común.
El otro pájaro en serio declive como reproductor es el Alcaudón común Lanius senator, un ave que era tan frecuente hace veinte o treinta años, que llegaban a criar bastante cerca del casco urbano. Puede que algunas parejas –pocas con seguridad- críen en Marbella, pero actualmente es muy complicado toparse en el campo con estos pequeños cazadores.
¿Cuáles son las causas de que éstas y otras especies sean cada vez mas raras?. La respuesta es complicada, pues por lo general no suele ser sólo una la causa de este hecho. Es la concatenación de varias circunstancias negativas las que suelen llevar a esta situación. Algunas de ellas suelen ser cambios en los usos del suelo, uso de plaguicidas, destrucción del hábitat, etc.
Además hay que tener en cuenta en el caso de especies como éstas dos que cito, que son migradoras transaharianas, es más que probable que en sus lugares de invernada –situadas al sur del Sáhara- también se den circunstancias que les afecten negativamente y que por lo tanto, cuando lleguen a Europa a criar, lo hagan con efectivos más bajos que antaño.
Ojalá que esta situación se revierta en los próximos años, algo difícil si no ponemos remedio a las causas que provocan la disminución numérica de estas aves, y se pueda volver a disfrutar de la algarabía de los Abejarucos en sus colonias y de la presencia del bello Alcaudón común, pájaros ambos que siempre fueron abundantes en nuestros campos

miércoles, 21 de junio de 2017

Zamaya

Hoy he tenido la suerte de poder observar de cerca a una de las aves más singulares de la avifauna ibérica. El Chotacabras cuellirojo Caprimulgus ruficollis. Es singular en muchos aspectos, tanto de su apariencia como de su comportamiento, y por su hábito de vida nocturna, es de los menos conocidas.
También es uno de los pájaros que más nombres vernáculos tiene en España. Desde engañapastores, pasando por gallina ciega, capacho -este claramente onomatopéyico- hasta zumaya o zamaya, término éste último por el que es conocido en Marbella según mis informaciones.
Se alimenta de insectos, sobre todo de mariposas nocturnas, saltamontes y otros, que captura preferentemente en vuelo, aunque puede llegar a alimentarse en el suelo.
El suelo es su lugar preferido de descanso durante el día y también el lugar donde nidifica. Pone generalmente dos huevos sobre una pequeña depresión, con aspecto desaliñado, pues suele haber trozos de madera, hojas, etc,. Es además una de las aves que lleva el mimetismo de su plumaje a su máxima expresión, pasando totalmente desapercibida a la vista, aún estando a corta distancia en el suelo. Es cuando casi lo vamos a pisar cuando emprende un vuelo titubeante, que lo lleva a unos cuantos metros, y que más de una vez puede darnos un buen “susto”.
Esta especie es migrante transahariana, y en Europa sólo la encontramos en Iberia como reproductora, donde llega generalmente a finales de abril. En España es más abundante en la mitad sur y el levante,
Por lo tanto el Chotacabras cuellirrrojo, ave singular donde las haya, es una de nuestras joyas aladas, tanto por su exclusividad, como por su población no muy numerosa y nunca fácil de detectar.

sábado, 17 de junio de 2017

Vuelven a criar

Este año vuelve a confirmarse la reproducción de esta bella garza en nuestro término municipal.
El Martinete común Nycticorax nycticorax, es un habitante de humedales de agua dulce e incluso salobres, donde consume una gran variedad de invertebrados y vertebrados. La población reproductora española se estima alrededor de 4000 pp, la mayoría en los grandes rios y humedales de cierta entidad de Iberia. Sin embargo alguna pareja aislada, como es el caso, puede criar en otros humedales de menor entidad.

De amplia distribución mundial, es difícil de observar durante el día, ya que tiene tendencia a ser más bien un ave nocturna, que durante las horas de luz suele permanecer discretamente escondida en la vegetación circundante.

martes, 6 de junio de 2017

Juveniles.

A primeros de junio la noticia en las aves puede decirse que es que ya hay una nueva generación abriéndose camino. Aunque algunos de estos jóvenes e inexpertos pájaros pueden llegar a caer en las garras de algún predador, como pude comprobar hace unos días con un Halcón peregrino que devoró ante mi a un joven mirlo.
video

Aunque en nuestras latitudes la cría se suele adelantar al menos unas semanas al resto del territorio peninsular, no es raro todavía encontrar algún nido ocupado, como el de este Herrerillo común, que en una farola se afana por sacar adelante a su numerosa prole. La falta de arbolado maduro, con suficientes huecos para anidar, hace que esta y otras especies de hábitos trogloditas durante la cría aprovechen estos “huecos” que los humanos dejamos para llevar a cabo la reproducción.