sábado, 26 de marzo de 2016

Curruca tomillera en Marbella.

Macho de Curruca tomillera.
Este bello pájaro es la Curruca tomillera Sylvia conspicillata, una de las currucas más exclusivas de la zona mediterránea, pues vive en los paises de su cuenca hasta el oriente próximo.
Al contrario que otras especies de su género no es amante de los abigarrados matorrales, sino al contrario de las zonas con escasa vegetación; más bien podría decirse que busca zonas con bastante aridez. De hecho es en la vecina provincia de Almería, donde gran parte de su territorio se encuentra entre las zonas más secas de Iberia, donde esta curruca tiene sus mayores poblaciones.
Aunque se encuentra en casi toda la península su distribución es irregular y fragmentada, buscando siempre los hábitats más secos y con vegetación más rala.
En Marbella no la he encontrado como reproductora, pero esto no es ni mucho menos una aseveración, pues en nuestra provincia hay datos de nidificación tanto hacia el oriente como hacia el occidente, y no sería extraño que en algún punto de nuestra Sierra Blanca o incluso en alguna de nuestras ya pocas zonas dunares, exista una población.
Tiene un comportamiento migrador peculiar, pues las poblaciones ibéricas, salvo las del sudeste peninsular, son estivales, migrando al norte de África en otoño y regresando durante los inicios de la primavera. También hay poblaciones en archipiélagos del Mediterráneo y del Atlántico, siendo muy común en las Islas Canarias.

Ahora se pueden ver en Marbella, sobre todo en zonas dunares, pues se encuentran en pleno paso migratorio prenupcial.  

martes, 22 de marzo de 2016

Avión zapador.

Avión zapador (dcha), junto a un Avión común.
Hoy he sido testigo de un hecho ornitologico, podría decirse que curioso. El observar a las 5 especies de hirundinidos (golondrinas y aviones) que viven en Iberia, posadas en un cable. En escasos 20 metros cinco especies diferentes de estos voladores incansables.
Y entre ellos el Avión zapador Riparia riparia, el más pequeño de ellos y que en Iberia mantiene una población pequeña en comparación con el resto de Europa, donde en algunas zonas del centro y norte es el hirundinido más común. Cría en taludes arenosos o arcillosos y en graveras excavando un tunel de más de 50 cm, en cuyo final se situa la cámara de cría. Suelen juntarse decenas, centenas e incluso miles de parejas en colonias de variable densidad, en ríos preferentemente.

Su distribución mundial es muy amplia, ocupando amplias zonas de Eurasia y Norteámerica, y en invierno dirigiéndose hacia Sudamerica el África subsahariana y el sudeste asiático. Es por lo tanto un ave muy extendida a nivel mundial y que sin embargo en España es más bien escasa, faltando en amplias áreas y siendo solo frecuente en los valles del Ebro y del Tajo. En Marbella solo es detectable durante los pasos migratorios, pues no crían en nuestro término y hoy tuve la suerte de toparme con un par de ejemplares mezclados entre sus parientes, que ya andan enfrascados en la construcción y arreglo de sus nidos.

sábado, 19 de marzo de 2016

Roquero "urbanita".

Macho de Roquero solitario.
El roquero solitario Monticola solitarius, como su nombre indica, es un típico habitante de zonas con roquedos, donde se dedica a la búsqueda de insectos e incluso de pequeños vertebrados como las lagartijas. Lo menos usual es encontrarlo ligado a medios urbanos y esto precisamente es lo que pude comprobar ayer. Aunque en anteriores ocasiones ya lo había observado en construcciones humanas, siempre había sido en lugares más bien con poca densidad de edificaciones, pero ayer lo encontré en una urbanización de casas adosadas en Marbella, y además muy cerquita de la playa, prácticamente en ella.
Este túrdido cuyo macho (foto) presenta un color azul oscuro, no es un ave abundante en Iberia, buscando siempre las zonas montañosas más térmicas. Se distribuye en varias subespecies por Europa y Asia meridional y el norte de África, con un comportamiento migrador dispar. Mientras las poblaciones ibéricas parecen ser básicamente sedentarias, las más norteñas si que vienen al sur durante el otoño.
En el sur ibérico es frecuente en zonas montañosas, pero su número nunca llega a ser elevado (se calcula para España una población de unas 10000 parejas) pero falta en amplias zonas de las mesetas y grandes valles fluviales.

Por lo que se ve este ejemplar pretende instalar su territorio en esta urbanización, donde puede llegar a criar en alguna oquedad de alguna casa.

jueves, 17 de marzo de 2016

Comienza el movimiento.

Curruca carrasqueña.
Ya estamos en fechas de paso prenupcial. Aunque todavía lo que nos llega no es todo ni en gran número, ya se notan movimientos migratorios de cierta entidad. Ayer en una breve salida pude detectar un par de individuos de Curruca carrasqueña Sylvia cantillans, la más genuina curruca del monte mediterráneo y que es uno de los primeros paseriformes en llegar desde el África subsahariana. Este bello paseriforme es una de las más abundantes currucas que vievn en Iberia y sin embargo en Marbella no son nada frecuentes. Mas bien podría decirse que son escasas y confinadas a algunos puntos del oriente del término y posiblemente a algún rincón de Sierra Blanca.
Mosquitero común.
Los que si eran más que abundantes eran los Mosquiteros comunes. Posiblemente las aves que ahora se ven sean migrantes que se sedimentan en zonas apropiadas, porque aunque la invernada en nuestro término de este pequeño silvido es muy común, lo de ayer era demasiado. Probablemente se junten invernantes y migrantes y de ahí la ingente cantidad de estos pajarillos que pululaban entre los matorrales buscando alimento.

sábado, 12 de marzo de 2016

El más pequeño.

El más pequeño de los pájaros de Iberia al que tenemos la suerte de poder observar en Marbella es el Reyezuelo listado Regulus ignicapillus. Este insectívoro que vive en bosques y otras zonas arboladas, incluyendo parques y jardines, es relativamente común en nuestros ecosistemas forestales.
Hace unos días localicé a una pareja en Nagüeles y con un poco de suerte conseguí fotografiarlo. Años me ha llevado esta tarea pues además de inquieto, casi siempre suele moverse entre las ramas más altas y tupidas.

Hay que decir que como reproductor falta en buena parte de España, sobre todo en las zonas más desforestadas, aunque como invernante si está más repartido por casi todo el territorio ibérico.

domingo, 6 de marzo de 2016

Repóker de Gaviotas

video
Ayer en la playa de Rio Verde se “juntaron” en un pequeño grupo hasta cinco especies distintas de Gaviotas, cosa que aunque no es del todo raro, si resulta al menos curioso.
Había como poco un ejemplar de Gaviota sombría Larus fuscus, estricto invernante procedente de el centro y norte de Europa, al igual que la más pequeña Gaviota cabecinegra Ichtyaetus melanocephalus, una especie en expansión como invernante en nuestras costas. Más común y también estrictamente invernante es la Gaviota reidora Larus ridibundus, que mantiene en nuestra provincia alguna colonia de cría, pero no en Marbella. La que si cría en nuestra ciudad es la común Gaviota patiamarilla Larus michaellis, esto desde hace unas décadas porque antes solo se dejaba ver como invernante. Y además dos ejemplares de la escasa y amenazada Gsaviota de Aoudouin Larus audouinii, que a esta alturas del año se dirigen desde las costas del noroeste de África y Portugal a sus colonias de cría en el Mediterráneo, sobre todo en territorio español, que alberga a la inmensa mayoría de su población reproductora.
Ocasionalmente pueden aparecer en nuestras costas alguna Gaviota más, pero eso ya son “delicatessen” para los observadores y nada fáciles de localizar.

La mala calidad del video, debida a la distancia y reverberación producida por el sol sobre la arena, apenas deja ver que una de las reidoras porta anilla de lectura a distancia, que evidentemente no pude leer.