martes, 29 de enero de 2013

Primeros en llegar

El Críalo Clamator glandarius es uno de los primeras aves estivales en regresar desde sus cuarteles de invernada en África. Ya a últimos de enero y sobre todo durante el mes de febrero se pueden localizar en Marbella, no sin cierta dificultad pues se muestran bastante discretos.
Este pariente cercano del Cuco utiliza la misma estrategia reproductiva que este: parasita los nidos de otras especies. La hembra acecha los nidos de Urracas, estorninos y otras especies de córvidos y al menor descuido de ésta pone un huevo en ellos. De esta manera tan particular lleva a cabo la perpetuación de su especie con el menor esfuerzo posible. Vive en zonas de matorral, bosquetes, bosques de ribera, cultivos de frutales, etc. Se alimenta de invertebrados y pequeños vertebrados, siendo un voraz consumidor de orugas de la Procesionaria del pino, por lo que contribuyen muy positivamente a la conservación de los pinares.
 
En Marbella nunca lo he localizado en época reproductora, posiblemente debido a que la Urraca que es su principal hospedador, tampoco habita aquí. Solamente durante los pasos migratorios, que tienen lugar entre junio y septiembre el postnupcial, y entre enero y febrero el prenupcial, algunos de estos bellos pájaros se dejan observar en nuestro medio natural. Es un ave de tamaño mediano, entre 40 y 45 cm, pero en estos movimientos migratorios no suelen emitir sus características emisiones vocales y además suelen descansar posados en el interior de algún tupido árbol, lo que dificulta su localización.
También en estos últimos días de enero pueden verse ya algunas Golondrinas comunes de regreso desde África. Son las primeras llegadas de algunas de las especies que anuncian ya que se acerca la primavera.

1 comentario:

  1. Por si fuera interesante o útil para ti o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
    http://plantararboles.blogspot.com
    Se trata de una guía breve y práctica para que los amantes del campo y la montaña podamos sembrar/plantar árboles, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.

    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar